jueves, 29 de noviembre de 2012

GORDA




Aún recuerdo aquella obra de teatro progonizada por Teté Delgado y Luis Merlo cuyo título era una impactante palabra, que muchos utilizan como insulto y con esa misma ambigüedad jugaba la propia temática del guión de GORDA.
Una chica llamada Helena conoce por casualidad en un restaurante de comida rápida a Toni. Hasta aquí todo parece normal sino fuese porque Helena es una mujer GORDA.

La obra roba risas de esas que al rato te hacen sentirte mal, porque no sabes si te estas riendo de la chica gorda, o no, o si puedes ofender sin querer. Algo así como en la realidad.

La trama consistía en que sin pretenderlo, Toni se enamora de Helena, pero claro, Helena es GORDA y eso, en esta sociedad, está mal visto. ¿Cómo va él a presentarla a sus amigos? SEGURO que se ríen de él y de la foca de su nueva novia.

El protagonista se debate entre sus sentimientos y lo "socialmente aceptado". Mientras que Helena solo quiere amarle sin más. El problema es que ella comienza a darse cuenta de que él la esconde, la evita en público y la desprecia sin intención de hacerla daño.

De las risas a las lágrimas había una línea muy fina y yo lloré mucho. Me sentía identificada con la protagonista, deseosa de querer sin límites, preocupada en el fondo por su aspecto, pero dando lecciones de humilidad a quién se le pusiera por delante. Pero también entendía a Toni, que de haber sido su amigo el que elegía a una GORDA, probablemente él sería quién se estuviera burlando.

Y lo peor de todo, es que la obra era un reflejo de la puta realidad. sin paños calientes, dura, hiriente, agridulce... Cuando ellos estaban solos, el tiempo se paraba y el amor triunfaba, pero ella no era digna de de un hombre tan guapo solo por el hecho de estar gorda y lo pagaba, no siendo aceptada por nadie.

Parece una mentalidad del pleistoceno, pero, esta es nuestra sociedad, este es nuestro día a día.

Hay muchas Helenas por el mundo, que se plantean cambiar su aspecto para ser aceptadas, hay otras Helenas que simplemente se hunden y no vuelven a salir de casa, y hay otras Helenas, que intentan enseñar a todos los que les dan la oportunidad que el físico no supera a una tarde de risas o a una noche de amor desefrenada.

La propia protagonista pasa por todos los estados, y al final da una lección de esas que te hacen salir del teatro pensando mucho y sobrecogida por todos lo acontecido.

unos jamás volverán a llamar foca a nadie, otros, se fijarán en chicas con curvas antes de juzgarlas por gordas y las que la iban con una talla XL saldrían muy orgullosas de su nuevas perspectivas de vida!!!

Y a ti.. ¿que te parece este tema?

¿te has sentido como Helena, ocultada por otra persona?
¿te fijas en gente con talla grande, sea cual sea tu talla?
¿se han reido de ti tus amig@s por salir con alguien fuera de los cánones?

cuéntamelo tooooooooooooodo!!!!

http://www.srtainvertida.com

3 comentarios:

  1. Hola.
    Un tema bastante complicado de tratar pero aun así una realidad en toda regla. Por fortuna hasta el día de hoy nadie me ha intentado ocultar en las relaciones que mantuve y mantengo pues llevo con mi pareja ya la friolera de casi siete años. Pero si soy honesta diría que fui yo quien intento evitar cierto tipo de acontecimientos por si… se pudieran dar situaciones incomodas o dañinas como alguna descrita en tu post. Boba de mí pues reconozco ser mi verdugo en muchas ocasiones.
    Odio anticiparme a los acontecimientos pero quizás sea así por autodefensa pero a la vez es una autodestrucción personal, pues yo puedo ser más cruel conmigo misma que el resto del mundo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. buaaa......qué si lo he vivido...si, qué si lo he sufrido....si, que si he amado locamente....si, qué si he aprendido.....si, qué si se han reido de mi....si, qué si soy mas fuerte...si, qué si ha valido la pena....si!.
    He perdido 79kg, si, 79!! y he visto las dos caras de la moneda. He tenido la suerte de chocar con un hombre maravilloso, que decidió apostar por mi risa, por esas horas al telefono, por esas tardes de risas, pelis, y palomitas...y finalmente que ha decidido compartir la vida conmigo ...así que si....sufrí, aprendí, amé y me aman intensamente.
    Así que orgullosa de mi talla, ya sea 40-42-44-46-48-50-52-54-56-58-60-62-64. Las he llevado todas, me ha conocido con todas y me ha querido con todas!.

    ResponderEliminar
  3. Si... He vivido todo... El que te escondan es una sensación de lo más desagradable. Además lo he vivido por gorda y por lesbiana y pufffffffffffffffffff ¡¡No se lo deseo a nadie!!
    Me encantaría poder escribir mi historia del futuro con alguien que me quiera tal y como soy.

    ResponderEliminar